Baking makeup: la nueva técnica que debes conocer

 

Seguramente has escuchado sobre el baking makeup, pero ¿Sabes específicamente de qué trata y cómo se aplica? ¡No te preocupes! En el post de hoy te damos una guía completa y muy sencilla sobre esta nueva técnica que está arrasando en el mundo del maquillaje para que le saques el máximo provecho. Así que sin dar más vueltas ¡Vamos a empezar!

¿Qué es el Baking makeup?

El baking es una técnica que consiste en difuminar y eliminar visiblemente “imperfecciones” como arrugas, líneas de expresión, ojeras o manchas, a través del uso de corrector y polvos traslucidos concentrados, para que la piel se vea completamente lisa y uniforme.

¿Cómo lograr el baking? 

Para crear esta técnica necesitarás crema hidratante, base, corrector, polvos traslucidos y una brocha.


Paso 1: Hidratación

Lo primero que debemos hacer es aplicar crema hidratante, especialmente en la zona del contorno de ojos ya que es uno de los puntos donde más arruguitas y manchas se forman. 


Paso 2: Aplicación de base

Ahora aplica una base de maquillaje fluida por todo el rostro, tal y como lo harías normalmente. Para esto, te recomendamos la base Super Stay® Full Coverage Foundation; porque su fórmula es ligera, pero brinda una cobertura de gran impacto, además se desliza fácilmente para brindar un acabado impecable que dura todo el día. 


Paso 3: Aplicación de corrector

Aquí es donde comienza el proceso característico del baking, para eso, aplica corrector en todas las zonas que te interese disimular “imperfecciones”, por lo general, estas zonas se suelen situar debajo de los ojos para disimular las ojeras, en los pómulos, la zona de la frente y la región superior de la nariz. 

Asegúrate de difuminarlo muy bien hasta que quede perfectamente integrado con el resto de tu piel.


Paso 4: Aplicación de polvos traslúcidos

Ahora vamos a aplicar una capa gruesa de polvos translúcidos en los mismos puntos donde hemos aplicado previamente el corrector, pero a diferencia de otras técnicas, no los expandiremos o difuminaremos, sino que los dejaremos actuar tal cual los hemos aplicado, durante aproximadamente 10 o 15 minutos

El calor de tu piel hará que los polvos y el corrector se integren haciendo las veces de ‘relleno’ que cubrirá las imperfecciones del rostro. 


Paso 5: Retira el exceso de maquillaje 

Una vez hayan transcurrido los 10 o 15 minutos, retira el exceso de polvos con ayuda de una brocha gruesa para que el resultado se vea lo más natural posible.

Esta técnica se puede aplicar sobre todo tipo de piel y es ideal para la piel grasa, ya que ofrece un acabado liso y mate que minimizará los brillos.

No importa que tengas granitos, rojeces o manchas, con la técnica del baking conseguirás tener un rostro como un lienzo.

¡Uh! parece que O Crea una cuenta.